Participa:

email foro rss logo
Idioma en inglés Idioma en italiano Idioma en ruso

con nosotros

Inicia Sesión Regístrate

Protocolo en la mesa.






La mantelería


mantelería en la mesa

En primer lugar, se recomienda utilizar un bajo-mantel o muletón. El muletón nos ayudará a evitar que se traspasen los líquidos derramados, protegerá la mesa frente a fuentes muy calientes y evitará que el mantel deslice. La regla básica del muletón es que siempre debe quedar cubierto por el mantel.


El mantel será de tonos suaves, para no robar protagonismo a los platos, y la tela será agradable al tacto, siendo preferibles las telas naturales frente a las sintéticas. El mantel cubrirá la mesa por completo aunque no deberá colgar en exceso, idealmente su descuelgue será un tercio de la altura existente entre la mesa y el suelo.


Las servilletas deben conjuntar con el mantel. Las dejaremos sobre el plato de principio en forma de triángulo o alguna otra forma sencilla. En caso de ausentarnos de la mesa, dejaremos la servilleta ligeramente arrugada a la derecha del plato (se hará igualmente al dejar de comer). No debemos dejar la servilleta en la silla y, mucho menos en el plato.


La vajilla


vajilla en la mesa

Elegiremos una vajilla que conjunte con la mantelería, evitando los colores estridentes o motivos recargados. La vajilla se compondrá básicamente de 4 platos principales: el bajo-plato o plato de presentación, el plato llano, el plato hondo y el plato de postre. Deberemos colocar los platos según el orden en el que se servirán los platos. Los platos de postre se traerán una vez se acabe con los platos principales.


Los platos se colocarán centrados respecto al comensal a 3 cm del borde y a unos 60 cm entre comensales. Nunca dejaremos más de tres platos en la mesa y nunca dejaremos el plato hondo en contacto directo con el mantel, se colocarán debajo un plato llano (para la siguiente vianda) y el bajo-plato, o simplemente un bajo-plato.


Los cubiertos


cubiertos

Los cubiertos estarán formados, fundamentalmente, por el cuchillo, la cuchara y el tenedor. Durante la comida, se empezará utilizando los cubiertos más alejados del plato, es decir, desde fuera hacia adentro.


El cuchillo se colocará a la derecha del plato con el filo mirando hacia adentro. La cuchara se coloca a la derecha del cuchillo con su concavidad hacia abajo. El tenedor se coloca a la izquierda del plato con las puntas hacia arriba.


En el caso de que se quieran colocar los cubiertos del postre desde el inicio de la comida, éstos se colocarán en la parte superior del plato. Primero se colocará el tenedor con el mango hacia la izquierda y, por encima de éste, se colocará la cuchara con el mango hacia la derecha. En cualquier caso, con el fin de no sobrecargar la mesa, se recomienda servir los cubiertos del postre después de haber terminado con los platos principales.


Cuando se haga una pausa durante la comida, el cuchillo y tenedor se colocarán con los mangos simulando las manecillas de un reloj que marca las 7:25, mientras que si ya se ha terminado el plato, se colocarán marcando las 4:20.


La cristalería


cristaleria

Las copas se colocarán en la parte superior del plato. De izquierda a derecha, su orden será el siguiente: primero la copa de agua, a continuación, la copa de vino tinto y después la copa de vino blanco. En caso de que al final de la comida se fuera a servir un espumoso, esta copa se colocará en una fila posterior y situada entre la copa de agua y la de vino.


Cuando se preparan las copas para el vino, aquella que fuera más pequeña corresponde al vino blanco, mientras que la más grande será para el tinto. Esto se debe a que el vino blanco se debe servir frío y por tanto, para evitar que se caliente en la copa se sirve en menor cantidad pero con mayor frecuencia.